¿Por qué es tan necesario contar hoy con una estrategia de marketing digital?

Marketing Digital

¿Por qué necesitamos una estrategia integral? ¿Cómo podemos vincularla con la comunicación interna y externa de nuestra empresa? Se suele pensar que todas las grandes marcas cuentan con una estructura de comunicación y publicidad acorde a las tendencias. Pero lejos nos encontramos de esto realmente.

SOLO SE TRATA DE TENER UN PLAN

Muchas empresas dicen: “no puede ser que todos tengan presencia en redes menos nosotros”, haciendo referencia a que creen ser los únicos que no están comunicando en su sector. Hemos escuchado esta afirmación una y otra vez. Marcas que se acercan a nosotros para comenzar a incursionar en el mundo del marketing digital sin saber muy bien por dónde arrancar. La realidad es que saben que “deben” tener presencia online pero no por qué, para qué o cómo hacerlo.

Si hay algo que la experiencia nos ha demostrado es que idear un plan de marketing digital es el primer paso y un pilar fundamental para alcanzar resultados concretos y valiosos. Más de un cliente piensa que es una pérdida de tiempo, que es preferible pasar directamente a la acción. Pero la práctica pone en evidencia cómo difiere el proceso de aquellos que elaboran un plan estratégico de marketing digital con quienes no lo hacen.

¿Qué incluye un plan de marketing digital y cómo se lleva a cabo?

El primer paso de todo plan estratégico es la definición de los objetivos.

Decidir qué es lo que queremos lograr para saber qué acciones tomaremos. Veamos algunos ejemplos:

*Presencia en el universo digital.

*Posicionamiento de marca (branding).

*Mayor alcance y reconocimiento de una marca ya establecida.

*Difusión de una nueva línea de producto o servicio.

*Lanzamiento de un sitio web.

*Dar a conocer una tienda online.

*Mancomunar el trabajo del equipo de marketing tradicional con la lógica del digital.

*Aumentar seguidores.

*Generar mayor interacción y comunidad entre los usuarios.

*Llegar a nuevos públicos.

*Fidelizar clientes y recuperar compradores que abandonaron.

El tipo y tamaño de las metas que podemos fijar en la etapa inicial del plan es muy variado. Lo interesante es que en marketing digital todo (o al menos casi todo) es medible. Es decir que por cada ítem que nos proponemos hay un indicador que nos dirá si hemos alcanzado lo que anticipamos como previsión o si es necesario hacer modificaciones en nuestras tácticas cotidianas o en nuestras estrategias de corto, mediano o largo plazo.

¿Qué recursos forman parte de un plan estratégico en marketing digital?

El Marketing Digital se encarga de poner en marcha acciones de comunicación, promoción y venta a través del mundo online (email marketing, posicionamiento en buscadores, campaña en redes sociales, inbound marketing, analítica web y más).

Una vez que se han identificado los objetivos del cliente es ideal realizar un análisis o estudio de mercado que tenga en cuenta tanto las oportunidades como los puntos a superar de la marca en cuestión y de sus competidores, posibles aliados y referentes del sector en general (en el que está inmerso el producto o servicio).

En esta etapa de exploración vamos a recopilar información de distintas fuentes y le daremos un uso escalonado. Por un lado tendremos los datos que nos ayudarán a crear buen contenido que explique los beneficios que aporta el producto o servicio que ofrecemos. Sabremos de qué manera lo están ofreciendo los otros actores y cómo podemos diferenciarnos (por precio, financiación, tienda online, atención al cliente, servicio post-venta, personalización de la propuesta, envío sin cargo o con una garantía extendida entre otras variantes posibles). Podemos conocer cómo trabajan digitalmente en el sector (las plataformas que utilizan, si realizan o no publicidad –inversión directa en medios sociales como Facebook e Instagram o Google-, si muestran cuestiones internas de la empresa o se circunscriben a valores de la producción o contratación de la marca.

Es aquí también donde vamos a encontrarnos con un aspecto de suma importancia como la definición de keywords o mejor conocidas como “palabras claves”. Saber cuáles son los conceptos o términos con los que vamos a organizar nuestra comunicación nos va a ayudar a lograr el mejor posicionamiento en buscadores y realizar un marketing de contenidos efectivo.

Es necesario que las palabras claves de nuestro negocio tengan lugar destacado en los textos de nuestro sitio web pero además en todas las plataformas y canales digitales que generemos. Los algoritmos (motores internos que seleccionan y destacan aquello que vemos en las redes) privilegian páginas y espacios que brindan contenido de utilidad a los visitantes, atractivo y de valor. Prioridad y relevancia para nuestra marca en el mar global que es Internet para los usuarios.

El protagonista indiscutido de una estrategia de marketing digital: el público objetivo

Hasta aquí hemos analizado la marca a trabajar desde sus objetivos, descripción de producto o servicio, competidores y sector. Debemos continuar el relevamiento haciendo foco sobre un tema clave: la audiencia. Este elemento es tan vital que si no lo tenemos claro puede ser determinante en el éxito rotundo o el fracaso estrepitoso del plan. Tanto si lo pensamos en un proyecto de marketing 2.0 como en equilibrio con técnicas de marketing tradicional. Estas llevan décadas de existencia y en muchos casos no es aconsejable abandonarlas sino combinarlas en un paquete integral y de largo plazo.

Es aconsejable destinar una buena parte de la primera fase de implementación del proyecto de comunicación digital al conocimiento del público objetivo. Vamos a conocer a los destinatarios no solo a través de la investigación preliminar sino también a través de campañas de alcance, de prueba para saber quiénes están del otro lado de la pantalla del móvil o de la pc. A medida que vayamos generando contenidos para esta audiencia que suponemos es la que va a estar interesada vamos a poder ir relevando mayor información de sus intereses, hábitos, comportamientos. Estos datos son imprescindibles para crear nuevas campañas y acciones directas que lleven a convertir a los usuarios en potenciales clientes.

¿Por qué es tan importante saber cuál es nuestro nicho de mercado? Ante la gran saturación de contenidos escritos y audiovisuales que circula en las redes actualmente debemos hablarle a las personas indicadas para no malgastar nuestros recursos (tiempo de trabajo y dinero de inversión en anuncios de pago). Una señora que vive en el campo probablemente no se sienta interpelada si ve un anuncio de una aplicación para ver el estado de las líneas de subte por ejemplo. O un chico de 15 años no va a tener interés en ver un video o foto de una marca que ofrece Candy bar para cumpleaños infantiles.

 

¿Cuáles son las acciones de posicionamiento web o de marca que debemos realizar?

Hay dos vías principales en las que podemos organizar nuestra estrategia y que no son excluyentes sino absolutamente complementarias y exitosas si van de la mano a la vez.

Tenemos lo que se conoce como posicionamiento orgánico o SEO de la sigla en inglés “Search Engine Optimization” y el posicionamiento pago o SEM del término “Search Engine Marketing”.

Si te interesa más sobre la cuestión técnica de estos conceptos podés leer las diferencias específicas en esta nota: https://ideaschicago.com/sem-vs-seo-cuales-son-las-diferencias/

La optimización para motores de búsqueda (SEO) tiene que ver con todo el trabajo y elaboración de contenido que tenemos que hacer aquellos que somos los copywriters en una organización. Escribir para estar en primer lugar (o en las primeras búsquedas) sin anunciar es una tarea mancomunada. Necesitamos de quienes conocen la marca y pueden redactar de manera genuina acerca del producto o servicio y de quienes saben lo más “técnico” del funcionamiento de los buscadores como Google o los propios de las redes sociales. Hoy ya nos referimos al SEO no solo en los buscadores comunes sino también en Instagram. Con la opción de “Shopping”, Instagram está en posición de competir con el buscador más famoso cuando se habla de intención de compra en marcas de indumentaria, accesorios, turismo, gastronomía y más.

En el campo del SEO está tomando cada vez más relevancia el contenido que se realiza en podcast (micros “radiales” online), blogs e email marketing.

En cuanto al SEM que tiene que ver con la creación y gestión de campañas publicitarias tenemos estas opciones agrupadas bajo el término ads o anuncios en los siguientes medios sociales:

Google, YouTube, Linkedin, Facebook, Instagram y Twitter.

Así que ya saben, lanzar una estrategia de marketing digital integral es una tarea imprescindible para cualquier marca pequeña o grande. Dependerá de los recursos con el que cada una cuenta pero, sobre todo, de dónde y cómo circula su audiencia hacia dónde conviene tomar acción y dirigir los mensajes para captar al cliente potencial.

Estamos para ayudarte a convertir tu marca en digital!